La gastronomía europea es una de las más variadas del mundo. Esto se debe a la gran diversidad de culturas extrajeras y nativas, por lo que se creó una rica mezcla de sabores, aromas y olores. Algunos platillos conservan una receta milenaria, mientras que otros han recibido algún cambio por la injerencia de productos y materias primas de afuera. Claro, estos pueden variar mucho dependiendo de la región del país en donde se pruebe.

Chucrut

El chucrut es uno de los claros ejemplos de platos europeos, sin embargo, se podría decir que es el plato típico de Alemania. Sus orígenes según lo poco que se sabe, es que proviene de la lejana China, por lo que se fueron extendiendo por toda Europa y algunas zonas de América, en donde son algo comunes. Normalmente se consume como un acompañante de otros platos principales o como un aperitivo.

El uso del chucrut fue y es importante en ese continente gracias a que se puede conservar en perfectas condiciones antes y durante el invierno. En el proceso de preparación se utiliza la fermentación de lácteos como principal fuerte del plato. Esto se lleva a cabo agregándole sal a la col picado en finas tiras. Luego se coloca en un contenedor para incubación anaeróbica con algún lácteo para completar el proceso, agregando especias.

Paella

A pesar de que la paella en algunas regiones del mundo es un plato que suele ser costoso, sus orígenes son muy diferentes. La historia dice que la paella comenzó siendo una comida humilde de la región de Albufera de Valencia. Al igual que el caso anterior, la receta original ha tenido varios cambios gracias a la injerencia del extranjero. Sin embargo, siempre se ha tomado en cuenta como uno de los ejemplos de platos europeos.

Este plato típico español es una mezcla de arroz blanco sin picar con otros ingredientes.  Los más comunes suelen ser condimentos, mariscos y otros ingredientes del mar. Algunas variantes pueden inhibir el agregado de animales marinos, lo cual lleva a una disputa de que dejaría de ser una paella. Pero en sí, los ingredientes suelen ser calamares, mejillones y camarones, más condimentos como caldo de pollo, pimentón y ajo.

Quiche

El quiche o quiche lorraine es un plato de origen francés, el cual tiene participación en muchas naciones europeas. Quizá por ello es siempre es tomado en cuenta como un ejemplos de platos europeos. En sí, es una especie de tarta salada echa a base de huevo con otros ingredientes. Es muy consumido alrededor del mundo por su fácil preparación, económicos ingredientes y versatilidad a la hora de acompañar.

La base utilizada es el huevo batido y se le suele agregar crema de leche y una mezcla variada de verduras y hortalizas para darle rigidez y sabor. Algunos condimentos son añadidos durante la preparación para aumentar los sabores. Además, como ingrediente primordial, el jamón, bacón o tocineta y otros cortes del cerdo.

quiche

Uja

La uja es hoy muy común en los países de Rusia y Ucrania siendo uno de los ejemplos de platos europeos más famosos. Su origen es similar al de la paella, porque fue hecha en un principio para satisfacer las necesidades de los pobres. Sin embargo, cuando los zares y personas importantes la degustaron, quedaron encantados, por lo que la distribuyeron. Su fácil preparación la hizo una comida fija en las mesas de algunos europeos.

uja

Anualmente se celebra en Rusia un festival en donde se venera y le hacen tributo a esta sopa. Equipos de varias partes del país asisten para demostrar quién es el mejor. A pesar de que los ingredientes básicos son el bacalao, el salmón y/o la carpa, realmente se puede hacer con cualquier cosa que se tenga a la mano. Solo se le deberá agregar condimentos y verduras para dar sabor y acompañar.